GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Nosotros, el pueblo, te recibiremos como al sucesor de Pedro, Papa Francisco-Card.Norberto Rivera


La emotiva carta del Arzobispo de México para el Papa Francisco en la víspera de su viaje


CIUDAD DE MÉXICO, 08 Feb. 16 / 10:52 am (ACI).- El Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME) publicó la carta dirigida al Papa Francisco que el Cardenal Norberto Rivera Carrera leyó ayer domingo al concluir la Misa en la Catedral a pocos días de su llegada a este país. A continuación el texto completo de la misiva:

“Querido, Papa Francisco:

Cuando supimos que vendrías, ¡por fin!, a nuestra patria, nos llenamos de alegría y todos nos pusimos a trabajar.

Nuestro gobierno tiene una muy larga tradición liberal, e insiste mucho en la separación de Iglesia y Estado, y de algún modo tiene razón porque somos ya una nación pluralista en lo que toca a las religiones; pero ese liberalismo se suaviza y se convierte en cálida cortesía y hospitalidad cuando nos visita el Papa, y se convierte en abierta deferencia cuando se trata de nuestra guadalupana, que sigue siendo el punto de unión para todos los mexicanos.

Nuestro gobierno, en nombre del pueblo mexicano, te recibirá como a un Jefe de Estado y te dará el trato oficial debido, pero Tú sabrás descubrir detrás de las formalidades, del protocolo, la admiración y el cariño que despierta el Papa.

Nosotros, el pueblo, te recibiremos como al sucesor de Pedro, como al Obispo de Roma que los cardenales fueron a buscar hasta el fin del mundo, tu tierra, hermanada a nuestra tierra por la fe, el idioma y la sangre. Te sentimos muy cercano, muy nuestro.

Te recibimos como al siervo de los siervos de Dios, comprendiendo que este viaje que nos causa tanta alegría, para ti es un compromiso dictado por tu ministerio petrino y que tú realizas a pesar de tu edad y de tu estado de salud, tan solo porque nos amas y te interesamos. Gracias, muchas gracias.

Te recibimos como al pastor supremo de la Iglesia que quiere oler a oveja y que en esta tierra nuestra se impregnará del olor a México, del que habla un poeta: México. Creo en ti como en el vértice de un juramento. Tú hueles a tragedia tierra mía, y sin embargo, ríes demasiado, acaso porque sabes que la risa es la envoltura de un dolor callado.

Te recibimos como al Pontífice máximo, al constructor de puentes que unen al hombre con el cielo. Al hombre con el hombre, y al hombre consigo mismo.

Eres el bienaventurado fabricante de la paz que derriba muchos muros y voluntades. Eres el instrumento de Dios para la paz y la comunión entre nosotros los cristianos y entre los hombres de buena voluntad.

Te recibimos como al hijo de migrantes que llega a un país de migrantes, a una madre patria que llora la ausencia de sus hijos que se han ido de casa a buscar el pan que en ella no han podido encontrar.

Bienvenido seas, mensajero de la misericordia que nos invitas a acogernos a la misericordia del Padre siempre dispuesto a perdonar a pesar de nuestro cansancio de pedir perdón; que nos alientas a ser misericordiosos como nuestro Padre, nada menos, en esta tierra nuestra sedienta de misericordia.

Bienvenido peregrino de la fe que te unes ahora a este pueblo que camina hacia el Tepeyac. Eres uno de nosotros, hermanado por tu amor a nuestra Morenita, nuestra Madre que nos hermana y nos ha forjado nuestra patria. Visitarás su casa. Esa casita que ella pidió allí junto al cerro del Tepeyac, para allí escuchar y remediar nuestras penas y dolores. Su casita es nuestra casita, y cada corazón de los habitantes de esta tierra es ahora una casita en la que ella vive como vive ya en tu propio corazón.

Pero también te recibimos como al hermano que no se avergüenza en definirse como un pecador, a pesar del título protocolario de Su Santidad. Eres como nosotros, un hijo del Padre, necesitado del perdón, del consuelo y del aliento divino.

Esta es tu casa te decimos los mexicanos con una frase dictada por nuestra herencia indígena e hispana, y que no por ser un signo de nuestra caballerosidad, deja de ser muy cierta y sincera. Los mexicanos amamos al Papa por ser nuestro Pastor y trataremos de manifestarte ese amor de mil maneras. Todos queremos verte, aunque sea de lejos. Todos quisiéramos estrechar tu mano y si pudiéramos darte un abrazo de amigos.

Cuando escuches nuestros cantos y nuestros gritos descubre en ellos nuestro amor sincero y descubre detrás de ese amor que te manifestamos, el amor a Cristo a quien amamos y proclamamos como a nuestro Rey, por quien nuestros antepasados supieron derramar su sangre. Somos una tierra regada por la sangre de nuestros mártires.

Gracias Papa Francisco por tu visita a esta Iglesia mexicana, a este pueblo y a esta tierra de Dios y de María santísima como decían nuestros abuelos. Gracias por tu visita y que no sea la última”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Google+ Followers

Seguidores